domingo, 25 de noviembre de 2007

Los modos de propiedad...

Juan Carlos Guerra, Vicepresidente del Partido Revolucionario Dominicano, publicó recientemente en Rebelión el artículo Los Modos de Propiedad en el socialismo del siglo XXI, que puede darnos herramientas en la discusión entorno a la reforma del artículo 115.

Allí señala que un elemento neurálgico en la construcción social de la riqueza es precisamente la propiedad, concebida por Marx como un sistema de relaciones sociales inserto a su vez en el sistema de las relaciones de la producción. No se trata, señala Guerra, de negar toda propiedad privada ni de establecer al Estado como propietario único de todos los medios de producción. Sin embargo, la propiedad privada debe tener, un fin social.

Ante la dupla de la propiedad privada-pública, Guerra propone el modelo de propiedad social que tendría dos vertientes (directa o indirecta) y distingue otros modos de propiedad privada (individual o colectiva) y de la propiedad pública (estatal o mixta).

Guerra propone algunas conceptualizaciones para el debate y la discusión sobre este tema:

Propiedad Social: Constituye la piedra angular de los modos de propiedad en un modelo socialista. Es el bien cuyo poseedor es la comunidad y tiene como objeto servir a la solución de los problemas del conglomerado social que la posea. Su principio rector es la ganancia social.

Existen dos tipos de propiedad social, según el origen de su administrador. Es directa cuando la comunidad la regentea, bajo la supervisión del Estado. Es indirecta cuando es el Estado quien la administra, debiendo siempre orientar su gerencia hacia el beneficio de la sociedad.

Propiedad Pública: Es el bien cuyo propietario es el Estado y tiene como objetivo servir para garantizar el cumplimiento de las misiones que le otorgan la Constitución y las leyes a la administración pública. Su principio rector es la búsqueda del desarrollo y el bienestar nacional. Puede ser mixta, cuando en su administración interviene el sector privado, pero siempre en condición de socio minoritario y nunca teniendo la totalidad de la gerencia del bien público.

Propiedad Privada: Es el bien cuyo propietario es un ciudadano o grupo de ciudadanos quienes poseen todos los derechos de uso, usufructo y disposición. Su administración concierne únicamente al propietario, no habiendo posibilidad de intervención del Estado, a menos que deje de cumplir un fin social. Puede ser individual o colectiva, según sea la cantidad de su poseedor o poseedores. El principio rector de este modo de propiedad es la conjugación del beneficio particular con la satisfacción de necesidades sociales.

Señala Guerra que serían errores, tanto pretender que el Estado sea propietario de todo, como permitir que el mercado sea el determinante de la totalidad de las cosas. El Estado socialista debe ser el instrumento para el combate de las asimetrías sociales, garantizando la igualdad de oportunidades para todos, la libertad plena de los ciudadanos y el desarrollo inclusivo de la economía, manteniendo la propiedad únicamente de los sectores estratégicos de la economía (energía, transporte, telecomunicaciones, agua).

Concluye expresando que la formula del desarrollo en igualdad y libertad es sencilla: mejor sociedad, Estado fuerte, mercado justo y dosificado.

4 comentarios:

fundacioninfocentro dijo...

Con estas diferentes formas de propiedad la idea es que las sociedades se liberen de la dictadura del mercado y de la dictadura del Estado que han caracterizado la historia de la modernidad, está manera lo que plantea es una diversidad de formas de propiedad que no ahoguen la participación comunitaria, como ha pasado en los sistemas neoliberales donde impera la propiedad privada.
monopolizada por las grandes transnacionales o la práctica socialista que se dió en la URSS, en la cúal una élite burocrática monopolizó el poder, dejando de reconocer otras formas de propiedad que pudieran surgir desde el seno de las comunidades. De está manera la finalidad es construir en el país un Estado Socialista al servicio de las comunidades, en el cúal se reconozcan diversas formas de propiedad, especialmente aquellas que contribuyen al desarrollo de las comunidades.

Héctor M. Borges Gil

Solo-en-la-Acera dijo...

En fin de cuentas la clave de lectura de la realidad termina siendo la respuesta a la pregunta de quién tiene el poder.

¿Lo tendrá el capitalista (el de verdad, no el folclórico, es decir, el que controla la propiedad de los grandes medios de producción)? ¿Lo tendrá el burócrata que administra los bienes públicos, con mejores o peores intensiones? ¿O lo llegarán a tener, al fin, las bases populares organizadas?

Solo-en-la-Acera dijo...

Y si te respondiste a las preguntas anteriores, cabe seguir preguntándose...

¿Y cómo se dan esas estructuras de poder fáctico en del consejo comunal de mi barrio y el tuyo? ¿Y en tu parroquia? ¿En nuestros municipios y estados?

En Venezuela... en terminos no formales, sino reales...¿Quienes manejan los grandes hilos del poder?

Y tomando conciencia por un lado del peso geopolítico del petróleo que está apunto de dispararse por el agotamiento, por primera vez en la historia, de la capacidad del mercado petrolero de cubrir la demanda... Y por otro, del hecho que nuestro pueblo habita sobre la mayor reserva petrolera del mundo... Y finalmente las asimetrías en el poder militar que todos conocemos... cabe preguntarse...

¿Será viable geopolíticamente nuestro proyecto en ese contexto geopolítico?

Claro que con estos considerandos y, esta pregunta, ya me salgo mucho del tema del articulo 115... Pero me parece que no solo este articulo, ni siquirera el tema coyuntural de la reforma... Sino el proceso revolucionario todo, habría q en marcarlo en este contexto, para que sea realmente pertinente.. y más.. trascendente...

GAVILAN BOLIVARIANO dijo...

Creo y pienso que el poder estará siempre en manos de quienes controlen los medios de producción. Entonces debería de haber un término medio de propiedad entre el estado y el pueblo; propiedad mixta donde ambos sean corresponsables. Sería una combinación excelente dentro del socialismo. Un estado promotor de la propiedad mixta ( pueblo-estado). Los otros tipos de propiedad que tengan su rol siempre que se garantice la soberanía y la seguridad del pueblo y de la patria.