miércoles, 5 de diciembre de 2007

Análisis previo a la Reforma

Buenos días, quiero comentar que mi apoyo al proceso Bolivariano es incondicional, pero desde lo racional, es decir, que en los actuales momentos mi voto es y debe seguir siendo por el SÏ, un compromiso con un pueblo que día a día va entendiendo a que se refiere eso que llamamos poder popular.Ese compromiso también pasa por el respeto con nosotros y hacia los otros, y a una necesidad de ser critico desde esta posición política, que requiere aun mayor responsabilidad dentro de un debate en las esferas del oficialismo.En tal sentido siento que pudo realizarse un proceso mucho más democrático, no sólo en el ejercicio electoral, donde las propuestas de la reforma debieron desglosarse aun mas, permitiendo que el pueblo pudiera ser mucho más efectivo en la toma de decisiones a partir de las discusiones que se realizaron en cada organización comunitaria establecida y desde cada rincón del país.Por otro lado el nacimiento de la misma propuesta de reforma constitucional debió ser un proceso más consensuado con este pueblo que cada día más asume la responsabilidad de un mejor mundo posible; los esfuerzos de la Asamblea Nacional a través del parlamentarismo de calle resultaron insuficientes, en la medida que mucha de la información no fue sistematizada de la manera adecuada, por lo que no pudo ser tomada en cuenta a la hora de dar propuestas a la reforma.Sin embargo la intensión de la reforma se encuentra centrada en el fortalecimiento del poder popular, dándole rango constitucional al mismo. Vemos entonces como la construcción del poder popular no es tarea fácil, son muchos los esfuerzos que se están haciendo y los que faltan por hacer, debemos trabajar por que la reflexión y la acción apuntes hacia un mismo objetivo, poder para el pueblo y la consolidación de un mundo posible, un mundo socialista. Franklin MatuteFranklin Matute
28 de noviembre de 2007 7:47

1 comentario:

franklin dijo...

A una semana de haber escrito las reflexiones que llame “Análisis previo a la Reforma”, señale algunas cosas que mantengo ahora con mas razón cuando la derrota del SI nos a golpeado; y como soy de la generación que aprendió a los golpes, esta debe ser una lección que no debemos olvidar.

En la misma señalé varias observaciones en torno a la propuesta constitucional en lo referente a la construcción del Poder Popular:

1-El nacimiento de la misma propuesta de reforma constitucional debió ser un proceso más consensuado.
2-Desglosé de la propuesta de reforma constitucional (voto por ejes temáticos).
3-Campaña de información; en vez de una verdadera posibilidad de aporte por parte del pueblo en torno a la propuesta constitucional.

Sin embargo parece ser que la lección del referéndum constitucional no ha sido aprendida. En primer lugar, me siento orgulloso del presidente que representa la facción política a la que pertenezco, que dio muestras de su madures política al reconocer la derrota del SI, por ahora, aunque mantiene la posición que a la propuesta de reforma constitucional que nos presento “NO LE CAMBIARÉ NI UNA COMA”. Esto a mi parecer es uno de los errores originarios de la manera en que se llevo acabo el proceso de reforma constitucional, el pueblo tiene la madures política de cambiar comas, puntos, y hasta párrafos completos de una propuesta que regirá el rumbo del país, una propuesta que intenta reconocer el Poder Popular que, de hecho, ejerce el pueblo venezolano; entonces, debemos confiar en su sabiduría para la construcción de la misma.

En el caso de la Asamblea Nacional, parece ser que nunca aprenderán, aunque por el bien del país esperemos que así sea. Cómo es posible que por no tocar ni una coma de la propuesta de reforma constitucional presentada por el presidente se dedicaron a elaborar una nueva propuesta, en vez de discutir a profundidad la propuesta de Chávez. No se atrevieron a cuestionarla, reconociéndola como verdad absoluta, incuestionable, aceptándola a través de un acto de fe, como una especie de religión o culto que se teje en torno a la figura presidencial, culto que coloca a Chávez como el líder que no puede ser cuestionado, no al líder dejemos de personalizar, a las propuestas elaboradas por el líder, debemos revisarlas, aportar, y construir conjuntamente con líder.

Este poder (legislativo) no quiere reconocer la posición del pueblo que nos grito algo, dando muestras de su pedido a través de la abstención del pasado 02 de diciembre, en vez de escuchar y hacerse oídos, sigue formulando propuesta a espalda del pueblo, no reconociendo que algo ocurrió en el referéndum, irrespetando el juego democrático, buscando a un día después de la derrota electoral del SI, la manera de introducir los cambios constitucionales propuestos. Me pregunto entonces, para qué se realizo un referéndum sino para dejar en manos del pueblo su aprobación o su rechazo?

Y no se trata de que yo este en contra de la propuesta, se trata de que tenemos 5 años para construir el socialismo, el socialismo del pueblo y no de los poderes constituidos, el socialismo de la mayoría; no se trata de que nos vendan la propuesta, permítannos participar en su construcción, se trata de defender lo que es propio y nuestro, que la reforma sea del pueblo.
Franklin Matute