martes, 20 de noviembre de 2007

Quitando velos de las campañas desinformativas de la oposición

La derecha venezolana en su campaña de desinformación y de tergiversación de los contenidos reales de la reforma constitucional ha generado una propaganda negativa en contra del artículo 115, en el cual se le da a entender al televidente que el que tenga un negocio va a perderlo, porque según pasaran a se propiedad estatal. Nada más burdo y simplista que está propaganda desinformativa que realiza la derecha, sólo basta que nos ocupemos 5 minutos de nuestras múltiples obligaciones para analizar este artículo que desde sus inicios nos dice que "Se reconocen y garantizan las diferentes formas de propiedad", las cuales se refieren a la propiedad pública, la propiedad social, la propiedad colectiva, la propiedad mixta y la propiedad privada, de está manera no se está planteando quitarle la bodega al comerciante de nuestra comunidad como de manera superficial plantea la propaganda, sino que se reconocen diversas formas de propiedad, entre las que se encuentra la propiedad privada, contrario a lo que profesa el neoliberalismo que plantea como única forma de propiedad la privado, siendo el único valor lo privado. Por el contrario en este artículo se busca que hayan valores colectivistas como los que había en nuestra América antes de que llegaran los españoles y como los que aún conservan las sociedades indígenas de nuestro continente. Finalmente los invito a que sigamos analizando otros artículos de la reforma para apoyar a erradicar el oscurantismo de la desinformación, con nuestra más preciada arma que es la razón, nutrida de una fuente de amor hacia el pueblo de donde venimos y de donde seguiremos siendo por siempre.

2 comentarios:

fundacioninfocentro dijo...

Buenos días, quiero comentar que mi apoyo al proceso Bolivariano es incondicional, pero desde lo racional, es decir, que en los actuales momentos mi voto es y debe seguir siendo por el SÏ, un compromiso con un pueblo que día a día va entendiendo a que se refiere eso que llamamos poder popular.

Ese compromiso también pasa por el respeto con nosotros y hacia los otros, y a una necesidad de ser critico desde esta posición política, que requiere aun mayor responsabilidad dentro de un debate en las esferas del oficialismo.

En tal sentido siento que pudo realizarse un proceso mucho más democrático, no sólo en el ejercicio electoral, donde las propuestas de la reforma debieron desglosarse aun mas, permitiendo que el pueblo pudiera ser mucho más efectivo en la toma de decisiones a partir de las discusiones que se realizaron en cada organización comunitaria establecida y desde cada rincón del país.

Por otro lado el nacimiento de la misma propuesta de reforma constitucional debió ser un proceso más consensuado con este pueblo que cada día más asume la responsabilidad de un mejor mundo posible; los esfuerzos de la Asamblea Nacional a través del parlamentarismo de calle resultaron insuficientes, en la medida que mucha de la información no fue sistematizada de la manera adecuada, por lo que no pudo ser tomada en cuenta a la hora de dar propuestas a la reforma.

Sin embargo la intensión de la reforma se encuentra centrada en el fortalecimiento del poder popular, dándole rango constitucional al mismo. Vemos entonces como la construcción del poder popular no es tarea fácil, son muchos los esfuerzos que se están haciendo y los que faltan por hacer, debemos trabajar por que la reflexión y la acción apuntes hacia un mismo objetivo, poder para el pueblo y la consolidación de un mundo posible, un mundo socialista.

Franklin Matute

Solo-en-la-Acera dijo...

Te la puse donde iba, Héctor.. ;-)